Ruta: el Río Chillar

  • Lugar: Río Chillar (Nerja, Málaga)
  • Dificultad: Baja-Media
  • Distancia: 13 km aprox.
  • Tiempo aproximado: 9 ó 10 horas

Mapa de la ruta (si no carga, refrescar la página)

A lo largo de mi vida he hecho senderimo en numerosas ocasiones, y aunque llevo unos pocos años en dique seco, espero forzarme con éste blog a retomar una afición que me encanta. La última vez que estuve en el río Chillar fue en el 2007 (sí, ha llovido, y mucho), por eso me ha gratificado enormemente encontrar las fotos de aquel día y que mi mente hiciese memoria poco a poco de todo el camino como si hubiera sido ayer… bueno como si hubiera sido hace unas semanas, que mi memoria tampoco es tan buena.

El sendero es el propio río

El sendero es el propio río

Lo primero que hay que saber de la ruta es que es pasada por agua, ¿qué quiero decir con ésto? Pues que el sendero a seguir es a través del mismo río e incluso hay grutas donde nos podemos mojar hasta la cintura (depende de las lluvias de la temporada). Por lo tanto, lo más importante es llevar un calzado idóneo, una toalla (por si debéis cambiaros de calzado, secaros bien los pies antes) y si es posible una mochila impermeable. A pesar de mi consejo, yo lleve unos zapatos deportivos viejos, los cuáles adjuntaré en foto al final del escrito… y menos mal que no hice foto de mis pies, que quedaron mucho peor que los zapatos. Mejor que llevéis unos escarpines para los tramos donde vuestros pies estén bajo el agua, y si sois senderistas aventureros y queréis hacer una ruta más larga (como la que hice yo aquel día) os aconsejo encarecidamente un segundo calzado preparado. Si simplemente queréis ser unos domingueros más y quedaros en algunas de las charcas con los demás domingueros (repito ésta palabra para que os duela… ¡¡DOMINGUEROS!!), los escarpines serán más que suficientes.

En la temporada estival, esta ruta es idónea para disfrutar de la naturaleza, hacer ejercicio al aire libre y poder además estár refrescado, pero ya os aviso que si queréis tomar la ruta que os dejé arriba, llevad agua de sobra para beber y reitero lo del calzado adecuado que yo sólo de pensar en los días posteriores a aquel, siento mis pies palpitar.

Una de las gargantas que se encuentran en el camino

Una de las gargantas que se encuentran en el camino

Para llegar al sitio podéis guiaros por el mapa de arriba y despúes usar un GPS para llegar en coche, que será mucho mas fácil que explicaros desde aquí. El punto de inicio nuestro fue desde el viaducto del río Chillar, y a 700 metros  escasos comienza el camino través del agua.

Sin lugar a dudas, la parte que más llama me llamó la atención por su particularidad y porque nunca he hecho algo parecido, es cuando de pronto ves que se cierra el camino delante de ti en la montaña pero que el río la atraviesa a través de unas estrechas gargantas. Pasar por esos huecos, en ocasiones verdaderamente pequeños, es una auténtica pasada. Depende de las lluvias, pueden contener más o menos agua, obligándote a nadar en algunos tramos. No fue nuestro caso, pero si nos mojamos hasta el pecho… ¡qué no está nada mal!

A lo largo del sendero te encuentras con varias zonas de pequeñas cascadas donde puedes descansar y reponerte, incluso darte un buen chapuzón. Por supuesto, conforme más avances en el camino, menos personas encontrarás en dichas zonas de relax, por lo tanto de tu grupo depende la definición que le deis a la palabra: “descanso”. En otras palabras, si avanzáis, el número de domingueros por metro cuadrado se verá reducido drásticamente.

Pequeña cascada en la ruta

Pequeña cascada en la ruta

Zona de relax

Zona de relax

Recuerdo que aquel día, yo en una baja forma más que visible, y asumida, y mal preparado para la aventura, os aseguro que me hubiera quedado de dominguero mas agusto que un arbusto. Pero el grupo manda, así que subimos y subimos río arriba, bastón en mano, sonrisa en el careto y solano en el cogote.

Acequia del río Chillar

La subida fue más de lo mismo a través del mismo cauce del río, no tiene pérdida. Nuestro objetivo final fue una acequia (marcada en el mapa) al norte de una casa rural. Os aseguro que al verla, con la calor que hará si vais en verano, se os apetecerá en gran medida, pero os aviso: el agua está más fria de lo que te puedes imaginar. Llegué allí exhausto, sudando, dolorido y al ver aquello, fue lo más parecido a un oasis en un desierto y por supuesto que me zambullí para darme un baño refrescante… y no veas que susto al sentir ese agua helada que me dejaba sin aliento. El que avisa, no es traidor.

Salida de agua de la acequia

Salida de agua de la acequia

La bajada la podíamos hacer por el mismo camino de ida, pero usamos un camino alternarivo, así aprovechabamos las vistas que nos ofrecía la loma de la montaña. En ésta ruta alternativa, ya no se va a través del cauce del río, por lo tanto es el momento del cambio de calzado, si habéis sido precavidos. En el camino de vuelta ya sólo queda respirar hondo y disfrutar de la naturaleza antes de volver al mundo ruidoso en el que vivimos.

Montaña vista desde la bajada alternativa del río Chillar

Montaña vista desde la bajada alternativa del río Chillar

El tiempo estimado de nuestro recorrido fueron unas 9 ó 10 horas con sus respectivas paradas para comer, beber y bañarnos. Si decidís hacer un camino más corto, por supuesto tardaréis muchísimo menos en el trayecto y no se hará nada pesado.

Cuando yo fui en el 2007 (no sé si aun estará), no presté atención cuando llegué, pero si a la vuelta del camino. Había una especie de “altar al zapato inapropiado”, por llamarlo de alguna manera, donde los senderistas que han ido y han destrozado calzados varios y han decidido que después de aquello no quieren volver a verlos y los han empezado a dejar alli en modo de advertencia para los siguientes aventureros. Yo por supuesto, no pude ser menos, como os he dicho anteriormente, fui en zapatos deportivos y mis pies lo lamentaron durante días, no tuve mas remedio que dejarlos allí porque como tantos otros: pasaron a mejor vida.

Caídos en combate

Caídos en combate

Mis propios zapatos…

Espero que os animéis a hacer el sendero. Sin más que decir, un saludo: el técnico ambiental.

Anuncios

6 Respuestas a “Ruta: el Río Chillar

  1. Pingback: Río Chillar | The International Mennis·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s