Envenenando a gallegos

¡Saluditos!

La noticia que quería tratar hoy es de las que después de saber de que va todo piensas: ¿Cómo pasan estas cosas todavía?

En Punxín, un pequeño pueblo de Ourense (Galicia), los vecinos dejaron de consumir agua del grifo porque después de hacer los respectivos análisis, los resultados fueron positivos en arsénico (23 μg/l = 0.023 mg/l). Para ojos inexpertos la cantidad no parece excesiva pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece el límite de arsénico para el consumo humano en 10 μg/l (= 0.010 mg/l), por lo que si os fijáis es más del doble de la cantidad recomendada.

¿Tan peligroso es el arsénico?

Es un elemento natural en la corteza terrestre pero muy tóxico en su forma inorgánica. Es común encontrarlo como sulfuros en gran variedad de minerales con cobre, hierro, níquel o plomo, entre otros. Y es una verdadera amenaza para la salud pública cuando se filtra a aguas subterráneas destinadas para consumo humano o cuando se encuentra en alimentos preparados con agua contaminada.

Para la OMS está entre las diez sustancias químicas más preocupantes para el ser humano. La exposición prolongada puede conllevar a lesiones en la piel, vómitos, dolor abdominal, diarreas y a diversos cánceres (de piel, de vejiga o de pulmón).

Es irónico que a pesar de ser un elemento químico esencial para la vida, tanto el arsénico como sus compuestos son altamente venenosos.

Río Barbantiño de Punxín (Fuente: Dorfun en Flickr)

Río Barbantiño de Punxín (Fuente: Dorfun en Flickr)

Si el arsénico está de forma natural en el suello gallego y se ha filtrado a las aguas, pero se ha detenido su consumo, ¿dónde está el problema? Pues aquí es donde me llevo las manos a la cabeza, porque el alcalde de Punxín, en 2010, privatizó el agua de la zona a Aquagest por 25 años y al haber cambio en la alcaldía, los vecinos se encontraron con un incremento en la factura del 300%. Por lo cual, un comité de vecinos en 2012 pagó de su bolsillo análisis de las aguas descubriendo que no eran potables en varias aldeas de la zona, y lo peor es que la administración sabía que había arsénico desde antes de dichos análisis.

Para enmendar sus errores, Aquagest colocó una depuradora en una de las aldeas afectadas (los análisis aun salen a 12 μm/l) y desde el ayuntamiento reparten garrafas de agua una vez por semana desde hace un mes, sin embargo, aun se pagan las altas tasas a la desafortunada Aquagest.

Buscando información sobre el tema, he encontrado noticias relacionadas con arsénico en el agua de hace más de un año, ¿cómo es posible que todavía sigan teniendo problemas estas localidades después de dos años desde que se supo la presencia del elemento tóxico?

Aquí tenéis la noticia del 17/08/12: http://www.laregion.es/noticia/220366/tiene/nivel/arsenico/aldea/punxin/

Y aquí sobre otro pueblo gallego del 02/12/12: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2012/12/02/corte-agua-vila-cruces-detectarse-alto-nivel-arsenico/0003_201212G2P18991.htm

 

Cuando las administraciones no defienden los intereses de sus propios ciudadanos, ni siquiera en temas de salud pública, es cuando más hay que preguntarse qué se esconde realmente detrás de “toda la verdad”.

El técnico ambiental.

Anuncios

2 Respuestas a “Envenenando a gallegos

  1. Asocio el arsénico con literatura, historia, pelis: mujeres malas envenenando a sus maridos (tal vez malos tambien 😉 ). Mira cariño, te preparé un delicioso cocido…. jejejeje.
    Terrible para la gente del pueblito este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s